5×04 – Facebook del grupo anti observadores

A pesar del terrible suceso que ha acontecido en este capítulo, los personajes de Fringe no han dejado de actualizar el grupo anti calvos, que crearon en Facebook. Pero es que nada hizo presagiar, la muerte de uno de sus miembros más querido. Al menos, añadieron a un nuevo miembro al grupo, aunque ya está algo cascadito.

5×03 – The Recordist

Tras dos episodios bastante buenos, sobre todo el primero de ellos, llegó el tercero…. y pegó el bajón. La familia Bishop empieza su búsqueda de las cintas perdidas, que resulta que están todas en el laboratorio de Walter. Los observadores son unos vagos o unos confiados, porque a ninguno le pareció sospechoso que cubrieran todo el laboratorio con ámbar. Lo dejaron ahí aparcado, con sus telarañas y palomas y se construyeron un sofisticado laboratorio de experimentación con cerebros justo al lado.

Para que veáis que bueno ha sido el episodio, el dato que más me ha impactado, ha sido ver a la vaca Gene ambarizada. Espero que la desambaricen en cuanto acaben con los calvos. Quedan unos diez episodios, es decir, unas diez cintas de Betamax, para que la vaca pueda pastar de nuevo por los verdes prados. ¿Quedarán verdes prados en el año 2036?

La vaca está ambarizada, ¿Quién la desambarizará? El desambarizador, que la desambarice, buen desambarizador, será.

En la cinta, Walter les da unas coordenadas que les llevan en medio de un bosque, donde viven unos simpáticos personajes con todo el cuerpo lleno de verrugas. Al principio son hostiles, pero luego acaban revelándose como auténticos frikis de la División Fringe. Debe ser el primer club de fans… y el único que queda de Peter, Olivia y Walter. Incluso editan sus propios comics sobre la serie.

Pero no son muy listos. Olivia lleva unas horas en ese bosque y le sale su primera verruga, Walter se la quita y al terminar el capítulo abandonan el lugar y ya no le volverá a salir ninguna verruga más. En cambio, estos personajes vieron salir sus primeras verrugas y decidieron quedarse a vivir allí. ¿Le gusta raspar cuando dan besos? Podrían haberse ido a vivir unos kilómetros del foco de infección, pero prefirieron quedarse allí porque se sentían seguros y tenían su biblioteca montada. Ellos sabrán.

Resulta que el foco de infección estaba en el pozo de una mina. Un pozo donde Walter escondió una cosa muy importante para que su plan para acabar con los calvos diera resultado. Unas rocas que le servirían como fuente de energía y que alguien ya intentó recuperar con anterioridad, pero se había convertido en verruga humana y no le dio tiempo a sacar las piedras. También lo intentó un tal Donald, al cual apresaron los observadores. ¿Quien era Donald? No lo sabemos, pero sabía que esas rocas formaban parte del plan de Walter.

Lo mejor del episodio.

Pero el equipo Fringe es descubierto por una cámara de vigilancia de los observadores, y un grupo de partidarios le sigue la pista. Así que a Walter no le da tiempo a construir un traje especial para bajar al pozo, así que uno de los verrugas se presenta voluntario para suicidarse por el bien común, tras una charla con Peter. Tal vez, podrían haberse esperado unos días, pero no hay tiempo.

En el apartado sentimental, Peter tiene hambre y recuerda un restaurante donde hacían una exquisita tarta de manzana. Olivia no quiere recordarlo porque mientras su marido se inflaba a tarta de manzana, ella estaba pensando en que su hija pequeña podría estar muerta.

5×03 – Facebook del grupo anti calvos

La familia Bishop continua su búsqueda de las cosas que les hacen falta para acabar con el reinado de los calvos. En esta ocasión van a un bosque lleno de verrugas con patas, que les ayudarán en su misión. Por una vez, el Facebook le es útil, ya que Astrid se queda en el laboratorio reparando la cinta Betamax y así pueden comunicarse fácilmente entre ellos.

5×02 – In absentia

¡Scooby Doo! ¿Dónde estás?

Este segundo episodio ha sido un poco más flojo que el primero, pero ha tenido un par de detalles interesantes y un aire a Lost, que me ha gustado bastante. La familia Bishop y la adoptada, continúan con su plan de acabar con los observadores, pero Walter sigue sin recordar nada de su misterioso plan, aunque se deje puesta la diadema con luces toda la noche. Lo único que consigue es hablar en sueco y portugués.

Así que deciden regresar a su laboratorio en la universidad de Harvard, que está siendo utilizada como base de operaciones de los calvos. Pero Walter encuentra una manera fácil de entrar por los túneles de ventilación, que era el lugar donde William Bell y él se fumaban los porros. La verdad, es que los sistemas de seguridad que tienen los observadores, dejan mucho que desear. Con unos ojos de cerdo en conserva y cuatro aparatos llenos de polvo, se pueden burlar sus defensas fácilmente.

Peter poniendo disimuladamente un ojo en el lector. Tranquilo, que nadie se va a dar cuenta…

No entiendo como antes los observadores lo sabían todo, y ahora se les cuelan hasta las palomas. Lo más probable es que al quedarse a vivir en nuestro tiempo y dejar de ser meros observadores, han cambiado el futuro y ya no tienen ni puta idea de lo que va a pasar. Aún así, deberían contratar a unos partidarios más competentes, que no se escaqueen del trabajo para darle de comer a las palomas.

¿Y a que se dedican los observadores en esas instalaciones? Pues a nada bueno, jugar con cerebros, cortar cabezas y animarlas mediante impulsos eléctricos… que es más o menos lo que hacía Walter en su laboratorio. Deberían dedicar sus investigaciones a algo más productivo, como inventar el crecepelo, que falta les hace. ¿Para que coño les puede servir la cabeza de Simon? Sí… los calvos se han cargado al pobre Desmond. ¿Habrán hecho lo mismo con William Bell? Supongo que le estarán sacando información, al igual que hicieron con Walter.

Y menuda rabieta cogió Etta al ver la cabeza de su compañero en un pedestal. Menos mal que estaba su padre cerca y le hizo caso, que si no, se carga a todos los calvos del laboratorio y la misión, de paso. Por cierto, no sé si es por mi mente sucia o por la interpretación de Joshua Jackson, pero noto cierta tensión sexual entre su hija y él. No hagáis caso, son cosas mías.

Mientras Peter y Etta van a encender la luz del laboratorio, Olivia se queda con el prisionero de las palomas, y la verdad, no sé si Olivia es muy buena o como está recién levantada del ámbar aún no se ha espabilado, pero se tragó todas las trolas del partidario. Menos mal que estaba ahí Etta, que lleva despierta más tiempo en este mundo y pone las cosas en su sitio.

Resulta que la resistencia tiene un aparato que envejece a las personas. Una nueva forma de tortura, Made In Calvolandia, que la pequeña de los Bishop, no tiene reparos en usar en las carnes del partidario. Aunque después de un discurso de Olivia, sobre la esperanza, acaba dejándolo en libertad. Y no sólo eso, el partidario liberado, ahora dice que quiere ayudar a la resistencia porque ha visto algo en los ojos de Olivia que lo ha hecho cambiar de bando. No, si al final la agente Dunham, tendría que haberse dedicado a la política.

Homenaje de Peter y Walter a Lost. 

Una vez restaurada la electricidad, Walter puede sacar del ámbar una cinta de vídeo explicativa, pero no vemos en ningún momento a la vaca. ¿La habrán dejado también en ámbar? Pobrecita Gene. Volviendo a lo de la cinta de vídeo, este es uno de los momentos que me han recordado a Lost, el otro fue el de la apertura de la escotilla, para entrar en los túneles de calefacción de Harvard.

En esa cinta, grabada en formato Betamax, Walter les explica que ha repartido por ahí, varias cintas con la información necesaria para acabar con los observadores. Digo yo, que Peter podría haberle regalado una cámara HD, para que no tuviera que usar la Betamax. Espero que se lleven el reproductor Betamax que hay en el laboratorio, porque les será difícil encontrar uno parecido. Dudo mucho que aún funcione Ebay.

5×02 – El grupo anti calvos en Facebook

En este capítulo, la familia Fringe planea ir al laboratorio de Walter para ver si ha dejado algo por allí, que les pueda servir en su lucha contra los observadores. Mientras tanto, siguen comunicándose por Facebook, ya que sigue siendo el canal más seguro para ello. Aunque la verdad, es que los sistemas de seguridad de los calvos, dejan mucho que desear.

5×01 – Transilience Though Unifer Model – 11

Tras varios meses de espera, este pasado viernes pudimos disfrutar del primer episodio de la quinta… y por desgracia última, temporada de Fringe. Y la verdad, es que da gusto comenzar una nueva temporada con un capítulo así, no como en la anterior temporada. El episodio es prácticamente de 10, si no fuera por ese rescate a Walter tan mal montado. ¿A qué viene que Peter se haga pasar por muerto, si Etta puede entrar igualmente con el otro cadáver y abrirles la puerta a Olivia y Peter tan tranquilamente? O directamente, entrar los tres por la entrada que accede Olivia al cuartel general de los calvos, utilizando el spray derrite cerraduras. Por cierto, en este episodio, creo que Peter supera su récord de derribar puertas y eso que ahora va peor alimentado. No hay beicon y se tiene que conformar con unos insulsos palitos de huevo que deben saber a cualquier cosa, menos a huevo.

Dejando a un lado este pequeño borrón, el resto ha sido genial y lo que más me ha sorprendido ha sido la aparición del pequeño librero pervertido. Las indirectas que le lanzaba a Olivia, cuando iba a su tienda, al final no eran bromas. El tío se había enamorado de ella y cuando la vio en ámbar, aprovechó su oportunidad. Nos podemos meter mucho con Markham, pero seguro que a mucha gente le gustaría tener una Olivia en su casa. Lo que no tiene perdón, es que la utilizara como mesa. Aunque a saber que otras cosas haría con ella en la intimidad.

No pudieron salvar el mundo… ni la cerveza. 

Olivia se atrapó ella misma en ámbar, al verse en peligro, mientras buscaba un objeto que serviría para unir los pedazos diseminados en el cerebro de Walter sobre el plan maestro para exterminar a los observadores. ¿Y dónde estaba Peter? Pues mientras ella iba a Nueva York para intentar salvar el mundo, Peter se quedó en Boston buscando a su hija, que había desaparecido el día de la invasión de los calvos. Así que se puede decir, que su relación está atravesando un bache. Cosa que se nota cuando van a sacar a Olivia del ámbar y Peter no pone un colchón en la pared, para que su amada no se pegue la hostia padre. A pesar de eso, el recuentro entre ambos fue bastante emotivo, aunque no tanto como el de Olivia con su hija.

Otra cosa que me gusto bastante fue el mercadillo futurístico. Muy al estilo Blade Runner, pero con menos presupuesto. Creo que es la segunda vez que vemos el mismo puesto de chorizos de cantimpalo, o puede que les encanten a los observadores y hayan hecho una franquicia. De lo que si se van a arrepentir nuestros protagonistas, es de no haberse llevado unos cuantos kilos de nueces al futuro. Si un puñado llega a tres mil dólares, con unos kilos se habrían forrado.

Volviendo al tema Markham, Walter es apresado por los observadores gracias a un chivatazo de los gitanos del ámbar y es interrogado duramente por el que parece ser el jefe de los observadores de la zona. Tan fuerte fue el interrogatorio, que el plan para acabar con los observadores parece que se ha borrado completamente de su mente. La última esperanza que quedaba, ha desaparecido.

Lo que nos lleva a un emotivo final, con Walter en estado depresivo y recuperando la esperanza, cuando se pone a escuchar la canción ‘Only You‘ de Yazoo, en un taxi destartalado que sorprendentemente, aún tiene batería y le funciona el CD. Aunque la primera vez que vi esta escena, pensé… WTF? Pues nada, a ver que plan se les ocurre ahora para acabar con esta plaga de personas sin pelo, que vino del futuro para comer cosas picantes y esclavizarnos.